Mantener un buen ambiente laboral es clave para tener trabajadores felices y motivados. Aprendamos a convivir en armonía. Sigue estos consejos para evitar roces. Recuerda: los problemas en el trabajo no son evitables, pero sí su profundización, contar con la inteligencia emocional adecuada para abordarlos es vital.
 
1. No discutas por correo electrónico. A pesar de que el email nos facilita la vida en el trabajo, no es recomendable llevar a cabo una discusión por este medio escrito, las palabras pueden sonar muy distinto en la cabeza de la otra persona. Lo recomendable es resolver los problemas de cara a cara.
 
2. No grites o levantes la voz. Suena elemental, pero no muchos siguen este consejos. Si eres una persona impulsiva, cuenta hasta diez. Cuando levantas la voz o gritas, parece que has perdido el control de tus acciones y ya no pareces tan racional. Sin mencionar que lograrás incomodar al resto.
 
3. Define el problema. En una discusión fuerte podrías desviarte del tema importante. Siempre establece tus objetivos y los resultados que esperas obtener, de ese modo evitaremos malentendidos y podrás encontrar un punto en común con tu compañero en conflicto.
 
4. No lleves la discusión a lo personal. Las discusiones son algo habitual y normal dentro de cualquier organización. Sobreponernos a ellas con madurez es clave para seguir avanzando, pero en el momento exacto en que llevas una discusión al ámbito personal, pierdes una oportunidad de resolver el conflicto de manera racional e exitosa y puedes terminar dañando sin reparo una relación laboral, tensando todo el ambiente.

Leer más: 10 tips para tener la cuenta de LinkedIn perfecta y así encontrar trabajo